Daguerrotipo de un Juez
Un juez acordándose de la Justicia Digital. Fuente
Esta semana el post invitado lo hace Lucas Ferrera. Lucas es funcionario TIC creyente y practicante de la innovación pública. Curioso, inconformista y a veces algo irreverente. Ahora trabajando en Justicia Electrónica en el Gobierno de Canarias. De vez en cuando visita su blog lucasferrera.com. Además, pone los títulos de este blog mejor que el propio autor del blog.
¡OJO! Que esa madre existe, y se llama Ley 18/2011, de 5 de julio, reguladora del uso de las tecnologías de la información y la comunicación en la Administración de Justicia, aunque el título bien podría ser un pensamiento (in)consciente de un tipo que trabaja en tecnología y se encuentra sumergido en una Administración paralela que se llama Justica.  El primer día que empezé a trabajar en Justicia me dijeron que una de “mis biblias” sería esta Ley, con lo bien que estaba yo con mi 11/2007 de 22 de junio, de acceso electrónico de los ciudadanos a los servicios públicos, ahora ya muerta y enterrada.  No, Justicia es especial y va a su bola. Primera en la frente.

¡Quién me mandaría a mi meterme en estos berenjenales!. Pasar de un tranquilo puesto en una Administración Local intermedia (un Cabildo) a estar en medio de una Administración que no reconozco, que va a toda marcha y donde la tecnología es hoy en día fundamental. Diez veces más trabajo y por un sueldo similar. ¿Quién dice que a los funcionarios no nos va la marcha? Me da que me he venido muy arriba entrando en el mundillo de la innovación pública y antes de que me salieran raíces en un cómodo pero aburrido puesto, me han dado la oportunidad de conocer este otro mundo.

Porque sí, amigos y amigas, Justicia es otro mundo, es una Administración distinta, que tiene particularidades únicas, y todo ello se nota en la aplicación de la tecnología. Los que conocen poco de este mundo, cuando les dices que trabajas en Justicia, en la parte tecnológica, suelen decir “¡ah! eso es lo de Lexnet ¿no?” Y yo tengo que poner una sonrisa y decir “NO, no trabajo en eso de Lexnet, pero sí lo tenemos muy presente (y también lo sufrimos)“. En Canarias tenemos las competencias de Justicia transferidas, somos una de las doce comunidades autónomas que estamos en esa misma situación,  al resto se le llama “Terriotorio Ministerio”. Recomiendo leer a Andrés Pastor que escribió hace ya un tiempo un post donde resumía muy bien de qué va esto de la Justicia Digital.

El core de nuestro negocio es el sistema de gestión procesal (SGP), podríamos verlo como el gestor de expedientes de Justicia, es el software que gestiona el día a día (y el año a año) de un órgano judicial. En Canarias disponemos de ATLANTE II, uno de los SGP más avanzados de España. Se que está feo que yo lo diga, pero en el tiempo que llevo en el puesto es algo que he ido corroborando.

ATLANTE da servicio a más de 3.500 usuarios, repartidos en más de 200 órganos judiciales de las siete Islas Canarias. Esos órganos judiciales están repartidos en más de 70 ubicaciones diferentes. ¿Empiezan a ver la complejidad tecnológica? Dispersión, conectividad, criticidad (hay juzgados de guardia, esta máquina no para, se trabaja 24 horas), seguridad, privacidad, almacenamiento…

La integraciones (a veces son desintegraciones)

En mi vida profesional nunca me había encontrado con un sistema de esta envergadura (¡y mola!). Un sistema de gestión procesal tiene (o puede tener) integraciones con un montón de sistemas distintos ¿enumeramos algunos?
  • Lexnet. Es la herramienta que ha puesto el Ministerio de Justicia que se usa para counicarse con los profesionales externos, principalmente con abogados, procuradores y graduados sociales. Ellos usan Lexnet para envíos y recepcion de escritos. Nuestro SGP se integra con Lexnet de forma transparente. DATO: ¿Sabían que en ATLANTE hacemos más de 15.000 notificaciones diarias a través de Lexnet?
  • PNJ. El Punto Neutro Judicial, un entorno de herramientas y servicios comunes que provee el Consejo General del Poder Judicial.
  • Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Están obligadas a comunicar los atestados a los Juzgados de Guardia. Aquí incluimos Policías Locales, Autonómicas, Policia Nacional y Guardia Civil, cada uno con su sistema propio. Empieza a complicarse la cosa ¿no?
  • Centros sanitarios, públicos y privados. Están obligados a comunicar partes de lesiones. Centros de salud, consultorios, clínicas y hospitales de todo tamaño y color. En Canarias estamos con un par de proyectos piloto, uno en la pública y otro en la privada.
  • FOGASA. Es el Fondo de Garantía Salarial. Muchos asuntos judiciales del orden social tienen que ver con este ente y por eso los sistemas están condenados a entenderse.
  • Sistema de grabación de vistas. Un sistema complementario al propio sistema de gestión procesal es aquel que se utiliza para grabar el audio y el vídeo de las vistas, lo que muchos conocemos como los juicios, vamos, lo que ocurre en esas salitas donde hay un juez/magistrado, un fiscal (no siempre) y unas partes. Todo eso se graba y es un elemento más del expediente judicial electrónico. Todo SGP que se precie debe integrarse con el sistema de grabación de vistas (del que hablaremos más adelante).
  • CENDOJ. Es el Centro de Documetacion Judicial, dependiente del Consejo General del Poder Judicial. Allí debemos enviar la resoluciones judiciales para que puedan ser publicadas (previa anonimización) y servir como repositorio de consulta de sentencias.
  • INSIDE: ¿Qué ocurre cuando un órgano judicial pide un expediente a una Administración que es parte en un procedimiento judicial? Lo normal, hasta ahora, es que la Administración entregara un expediente en papel, foliado, con índice, etc.  Pero hoy en día, como estamos en “en el mundo digital”, esto hay que hacerlo en digital y aquí el Ministerio de Hacienda y Función Pública ha creado una plataforma para que las Administraciones “normales” puedan compartir sus expedientes administrativos digitales con la Administración de Justicia. Por tanto, nuestro SGP debe comunicarse con INSIDE para acceder al expediente administrativo. Todo será muy bonito cuando las Administraciones trabajen 100% en electrónico, ahora mismo es más un acto de fe que una realidad.

Y no sigo para no cansar, pero esta es una muestra representativa de las múltiples relaciones que tiene un sistema de gestión procesal con otros sistemas, cada uno de su padre y de su madre (y algún que otro bastardo también).

Los documentos (para el papel cero, vuelva usted mañana)

¿Y qué me dicen de los documentos? ¿Cuánto papel se genera en un Juzgado? Afortundadamente cada vez menos, pero aún es muy habitual ver pilas de expedientes en despachos, estanterías y pasillos. ¿Pero esto no era todo digital? Todo no, bastante, lo que se puede.
Desde la introducción de la firma electrónica en los documentos, la impresión debería reducirse al máximo, pero no siempre es así. ¿Papel cero? Aún no estamos en ese punto, pero está en el objetivo.

 ¿Expediente 100% electrónico? Sí, en algunos casos (aún pocos), pero siempre te encuentras a gente que sigue prefiriendo el papel y ahí toca imprimir (o fotocopiar), ya sea porque es más cómodo de leer o por simple costumbre (ya saben lo del manido “siempre se ha hecho así”). Todos tenemos que poner de nuestra parte, y lo que nos toca es cambiar esas costumbres poniendo herramientas y recursos necesarios para minimizar esa impresión (p.e. escaneado certificado de documentación que entra en papel, y que el propio papel “muera” a la entrada).

Las vistas (no, no son a la playa)

En Canarias tenemos algo más de 200 salas de vistas repartidas por todas las islas, incluyendo ahí lo que llamamos salas polivalentes (que no dejan de ser salas de juntas con sistemas de videoconferencia). Todo lo que ocurra es esas salas de vistas y polivalentes es susceptible de ser grabaado (audio y vídeo), incluyendo videoconferencias para toma de declaraciones en remoto, la presentación de pruebas documentales o periciales, la declaración de testigos protegidos (asegurando su anonimato) y algunas cosillas más.

Los juicios (las vistas) hoy en día no es necesario que se transciban, basta con que hacer una grabación, al menos del audio. ¿Se imaginan la cantidad de horas de video que podemos estar generando en un solo día en Canarias? Aún no tengo el dato exacto (ni aproximado) pero solo con que esas 200 salas se usen 2 horas completas al día tendríamos 400 horas de vídeo diarias. Pero claro, esto no siempre es así, hay salas que no se usan en todo el día y salas que se usan seis horas. Vídeos, vídeos y más videos, que deben seguir una cadena de custodia adecuada para que no puedan ser destruidos ni manipulados, que deben ser firmados electrónicamente (por un Letrado de la Administración de Justicia) que de fe de que el contenido es correcto. Esos vídeos deben ser almacenados, hacerse copia de seguridad e integrarse con el SGP pudiendo acceder a los mismos desde el propio expediente judicial, y además deberían estar accesibles para todas las partes que intervengan en el asunto. Vamos, una infraestructura tecnológica de tres pares de narices. Tengo claro que actualmente somos la mayor productora de contenido audiovisual de las islas, de calle.

El CTEAJE (uno para dominarlos a todos)

¿Quién decía aquello de que si quieres que algo no funcione, crea un comité? Pues creo que esta puede ser una excepción que confirme la regla. El Comité Tecnico Estatal de Administración Judicial Electrónica es el órgano que coordina a todas las comunidades con transferencias en Justicia, al Consejo General del Poder Judicial, a la Fiscalía General del Estado y al propio Ministerio de Justicia, siendo el punto común de consulta y deliberación para cualquier tema funcional y técnico relacionado con la Administración de Justicia. Para ello han creado una Normativa Técnica (antes denominado Test de Compatibilidad) que homogeiniza un montón de cuestiones y ofrece una serie de tablas maestras y valores asociados para que todos los sistemas de gestión procesal hablemos el mismo idioma.  Además, crean guías de uso común y sirve para saber lo que están haciendo otras comunidades y cómo lo están haciendo (hay que llevarse bien con los vecinos).

Podemos decir que antes de “mover ficha” debemos consultar al CTEAJE. Este comité tiene más de diez grupos de trabajo para cuestiones concretas, por ejemplo, de interoperabilidad, de expediente judicial electrónico, de hitos y documentos, de grabación de vistas o de comunicaciones electrónicas. Es decir, que ademas de atender nuestro día a día en la Justicia en Canarias debemos estar presente en la gran mayoría de estos grupos de trabajo y participar en las sesiones más protocolarias como son la Comisión Permanente (cada tres meses) o el Pleno (cada seis meses). ¡Larga vida al CTEAJE! (hasta que el cuerpo aguante).

En fin, Serafín (perdón, Sergio), que se me está quedando esto más largo de la cuenta, y aún me dejo muchas cosas en el tintero, como una Sede Judicial Electrónica similares a las Sedes Electrónicas de las Administraciones “de toda la vida” (pero que no viene regulada por la Ley 39/2015); una gestión documetal, de archivo digital y de firmas electrónicas brutal; un Esquema Judicial de Interoperabilidad y Seguridad (EJIS) que sustituye al ENI de cualquier otra Administración (“ditoseadiós”); una gestión adecuada de los documentos que todavía siguen entrando en formato papel (a un ciudadano no le puedes rechazar un documento por no venir en electrónico); una adaptación a las nuevas formas de organización la Justicia con las denominadas Nueva Oficia Judicial (NOJ) y Nueva Oficina Fiscal (NOF), donde cambian los flujos de traajo y afectan a los sistemas de gestión procesal; la gestión de la infraestructura y equipamiento tecnológico; la gestión de la protección de datos de carácter personal (¡y el RGPD!); la formación específica a usuarios en general poco tecnológicos (lo de la fauna de Justicia requiere mención aparte porque también es única); la lucha contínua por unas formas de trabajar propias de mitad del siglo XX (¡muerte al fax!); la gestión de la comunicación interna,… ¡ains!, y no sigo porque ya me están entrando los agobios.

Trabajar en tecnología aplicada a la Justicia está siendo toda una experiencia, este es otro planeta y yo me siento como un tipo recién aterrizado en Marte que se encuentra en un ambiente que le suena a la Tierra pero que sabe que no lo es, y que está rodeado de marcianos, algunos con aparente forma humana, pero claramente de otra especie. Espero que mi experiencia en el planeta azul me sirva para saber moverme por el planeta rojo.

¡Houston, Houston…. de momento todo bien, sigo vivo!.

OTROSÍ (guiño, guiño) seguiremos informando.

https://blog.publilitica.es/wp-content/uploads/2018/03/Judge_J_McLean-781x1024.jpghttps://blog.publilitica.es/wp-content/uploads/2018/03/Judge_J_McLean-150x150.jpglucas ferreraFirma invitadaEsta semana el post invitado lo hace Lucas Ferrera. Lucas es funcionario TIC creyente y practicante de la innovación pública. Curioso, inconformista y a veces algo irreverente. Ahora trabajando en Justicia Electrónica en el Gobierno de Canarias. De vez en cuando visita su blog lucasferrera.com. Además, pone los títulos...El blog de Transformación Digital para Organizaciones Públicas