El foro romano, presunto ejemplo de transparencia

Si hay un tema que está en pleno apogeo los últimos meses, por no decir años, es la exigencia de la transparencia como medida profiláctica del deterioro de los poderes públicos. La premisa parte de, al menos, un concepto de devolución a la ciudadanía de algo que es suyo, al menos en términos filosóficos, como es la soberanía, pero por otro como garantía de que los titulares de la acción pública no superan los límites marcados por la sociedad y la ley.

Esta premisa, que sobre el papel todos compartiríamos, se encuentra con unos cuantos sobreentendidos que nos obligan a reflexionar sobre la naturaleza.

En primer lugar, como bien señalan en Politikon en su artículo  En la transparencia confiamos,  la transparencia requiere una  cultura política y social que permita definir hasta dónde debe llegar y qué debemos hacer con ésta. Es decir, no solo basta con saber acerca de la acción pública y de los gobernantes, sino que también precisa un mínimo interés sobre la materia que haga que la posible movilización social disuada a los dirigentes políticos. Por ello es preciso que haya un mínimo de interés ciudadano por los asuntos públicos, capacidad de movilización y una cierta movilidad electoral y un voto de castigo que no siempre existe en estos términos. Además es necesaria una capacidad selectiva de qué grado de transparencia y sobre qué nivel es razonable. Como bien sabía Humphrey Appleby, lo que más mata la transparencia es el abuso de datos, tanto por su capacidad de saturar como de paralizar cualquier actividad de negociación y de decisión.

El segundo punto clave para debatir sobre la utilidad de medidas de transparencia, es que esa misma cultura social debe estar embebida en las instituciones. El interés de comunicar se plasma en la capacidad de seleccionar qué y cómo hacerlo y generalizarlo. Un ejemplo muy claro es el que comenta Craig Thomler sobre el GovHack 2013 de Australia, una experiencia de colaboración entre Hackers y servidores públicos para crear nuevas acciones de comunicación y transparencia política. La innovación que supone, a parte del extraño matrimonio entre ambos sectores, es la demostración de que el imperativo del poder público para transformar la sociedad es extensible, y exigible, en términos de transparencia. Seleccionar cómo comunicar de manera clara, evidente, gráfica y convincente puede abrir debates sobre diferentes materias que pueden resultar muy beneficiosas para todos los empleados, como en este caso de servicios sanitarios, incluso en los planos más básicos como el diseño de interfaces web.

Y es que la transparencia es mucho más que una comunicación descendente sobre la que reclamar la responsabilidad.  En verdad, el enfoque potente acerca más la transparencia a un diálogo sobre la res pública entre ciudadanos e instituciones. Se trata de establecer una comunicación real entre ambas esferas,tanto en el plano más simple de los servicios hasta el de las políticas públicas, que es dónde realmente se puede redefinir un modelo de democracia más activo y responsable, tal y como indica Iñaki Ortiz a partir de su experiencia en Euskadi.

El papel que juega la analítica web respecto a esta materia es doble. En el plano instrumental, es lógico que el análisis de la interacción entre los ciudadanos a través de la web, dónde esta es más masiva y dinámica, permite reflejar una parte importante (que no integral) de esta relación para estudiar medios de interacción. Por otro lado, y más en profundidad, la cultura de una acción y comunicación pública  responsiva y responsable con la Administración, es un elemento que debe servir para plasmar y facilitar este embebimiento de la cultura de la comunicación pública. 

 

 

Sergio JimenezResumenes y noticiascomunicación pública,cultura organizativa,gov hack,participación,responsabilidad,transparenciaSi hay un tema que está en pleno apogeo los últimos meses, por no decir años, es la exigencia de la transparencia como medida profiláctica del deterioro de los poderes públicos. La premisa parte de, al menos, un concepto de devolución a la ciudadanía de algo que es suyo,...El blog de Transformación Digital para Organizaciones Públicas