Vaya por delante que no soy una persona muy futbolera. O al menos, no lo soy como para ver un partido entero (salvo excepciones) o para enfadarme porque pierda...
Sigue leyendo